La sangre humana posee muchas propiedades dadas por el Creador para proteger la vida. Cuando se expone al aire se produce una oxidación muy rápida y se convierte en un ácido muy fuerte. Se espesa bajo condiciones ácidas y se endurece bajo condiciones extremas de acidez para parar la hemorragia.

La sangre se espesa a medida que envejecemos, dado que ésta se vuelve más ácida con los años. Los alimentos que consumimos se queman con oxígeno para darnos la energía y luego se convierten en deshechos ácidos. El cuerpo trata de eliminar de la mejor manera posible estos deshechos a través de la orina y de la transpiración. Desafortunadamente no logramos eliminarlos totalmente, por lo cual son almacenados en alguna parte del cuerpo. Este es el proceso de acidificación que a su vez es el proceso de envejecimiento.

La acidez coagula la sangre, por lo cual la circulación sanguínea alrededor de las áreas donde acumulamos los deshechos ácidos es deficiente, y esto origina toda clase de   enfermedades propias del envejecimiento. Mirando un poco más adelante vemos  que la sangre se espesa y produce coágulos abriendo la posibilidad de resultados fatales. Para resolver esta situación, la Medicina moderna desarrolló los medicamentos para licuar la sangre, para hacerla más líquida, aún bajo condiciones ácidas. En lugar de eliminar la causa por la cual la sangre se espesa, confiamos en el tratamiento de los síntomas sin importar los resultados negativos secundarios.

Cuando estos medicamentos artificiales para licuar la sangre alcanzan el vaso sanguíneo, forzan la sangre para que se haga más líquida y entonces una hemorragia no puede detenerse. Por ésto, los médicos no operan pacientes que estén tomando estos medicamentos, siendo la aspirina uno de ellos. Estos productos que licúan la sangre destruyen una propiedad muy valiosa de la sangre para salvar la vida. Algunos productos de la farmacopea herbácea “natural” China, no son otra cosa que productos para licuar la sangre, lo cual engaña a los pacientes haciéndoles creer que tienen más energía. La gente no sabe que están tomando productos que licúan la sangre, por lo cual es posible que la sangre no se coagule cuando se expone al aire. Por esta razón, los médicos ordenan un examen de sangre para saber el índice de coagulación antes de operar.

Para prevenir la coagulación de la sangre, se debe eliminar la causa que no es más que un  exceso de acidez en el organismo. Tenemos que reducir el exceso de acidez acumulado en el organismo, manteniendo así, la fluidez de la sangre y su característica de parar una hemorragia cuando se produce una cortada. Los métodos más conocidos para reducir la acidez en el cuerpo son:

1.- Dejar de tomar bebidas refrescantes, especialmente las colas que tienen una acidez muy alta. 2.- Hacer ejercicio para sudar el exceso de ácidos.

3.- Comer alimentos más alcalinos.

Estos métodos no son muy fáciles de seguir. Las recomendaciones sobre las distintas dietas son muy confusas, ya que los expertos recomiendan cosas muy diferentes. Aún más, al excluir muchos alimentos de la dieta se puede llegar a crear un problema de deficiencia nutricional. El método más efectivo y rápido para eliminar el exceso de ácidos del cuerpo es tomando agua alcalina.

Los japoneses toman agua alcalina hace más de 50 años. Crearon los ionizadores de agua para producir agua alcalina a partir del agua del acueducto. Estos ionizadores, fabricados en Japón.

Los ionizadores de agua son costosos y no son fáciles para transportar; además si el agua del acueducto no tiene una cantidad elevada de minerales alcalinos no puede producir el agua alcalina con un pH alto (entre 9 y 10).  El último descubrimiento en este campo del agua alcalina es el concentrado para producirla.

Esto se puede demostrar visualmente con el uso de una solución de prueba de pH; el color del agua cambia de un tono azul verdoso a un color violeta brillante cuando se le agrega el agua alcalin. La neutralización de la acidez con agua alcalina producida con agua alcalina la misma que se logra producida por un ionizador.

Cada vez más médicos están aceptando el hecho de que el exceso de acidez es la causa de las enfermedades y de la muerte. Al fin y al cabo, las células cancerígenas son ácidas y las saludables son alcalinas. Desafortunadamente los médicos  se equivocan al no usar el agua alcalina para eliminar la acidez y recurren a las dietas alcalinas como solución al problema. Es muy difícil cambiar los hábitos alimenticios.

Durante la última década, los avances científicos en el área de la salud nos han abierto los ojos sobre los nuevos métodos preventivos, originados en el Lejano Oriente, como son los ionizadores de agua, el equilibrio entre acidez y alcalinidad, el uso de magnetos, la tecnología de los rayos infrarrojos de largo alcance (RILA), métodos que no son invasivos para el mantenimiento natural de la salud. Los Estados Unidos de América debe ponerse al día con estos métodos para preservar la salud de su población y reducir los altos costos de mantenerlos saludables.