Los aceites de pescado pueden ayudar a reparar las células cerebrales y oculares dañadas por una apoplejía, y enfermedades neurodegenerativas y retinianas. Los ácidos grasos omega-3 contienen proteínas que ayudan a las células a reprogramarse, descubrieron científicos esta semana.

La reconstrucción celular puede comenzar dentro de una hora de tomar los aceites de pescado , dicen investigadores de la Universidad Estatal de Luisiana, dirigidos por Nicolas Bazan. Los aceites producen automáticamente una “molécula de señalización”, la neuroprotectina D1 (NPD1), que Bazan descubrió y nombró en 2004.

En su nueva investigación, Bazan descubrió que NPD1 desencadena la producción de una proteína que protege contra los radicales libres tóxicos, y repara lesiones en el cerebro y la retina, como por ejemplo en un derrame cerebral . La proteína “resulta ser clave para la reprogramación y la subsistencia de las funciones celulares”, dice el Prof. Bazan.

Sus hallazgos se suman a la investigación que ya estableció que el ácido docosahexaenoico (DHA) en omega-3 es vital para la función cerebral saludable y ayuda a desarrollar el sistema nervioso y la visión.

Los mecanismos de DHA se descubrieron cuando Bazan y su equipo lo probaron en células de laboratorio que habían sufrido dos horas de “derrame cerebral”. Los efectos curativos comenzaron en una hora, y alcanzaron su máximo después de seis horas.

Él cree que puede reparar el daño causado por un derrame cerebral o por una enfermedad que afecta el cerebro y la visión.


Referencias

(Fuente: Cell Death and Differentiation, 2017; doi: 10.1038 / cdd.2017.55)