EFE
lun, 08 sep 2014 14:28 UTC
Peter Gøtzsche, profesor de medicina y farmacología clínica de la universidad de Copenhague, compara a las farmacéuticas con el crimen organizado.
Imagen
© GYI
Algunos medicamentos, en tela de juicio
Las multinacionales farmacéuticas corrompen los sistema de salud y esconden que los fármacos son la tercera causa de muerte del mundo, tras las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, según el danés Peter Gøtzsche, que hoy ha presentado el libro Medicamentos que matan y crimen organizado.

Gøtzsche, profesor de medicina y farmacología clínica de la universidad de Copenhague y director y profesor del Nordic Cochrane Center, ha comparado a las farmacéuticas con el crimen organizado porque, en su opinión, capitalismo y salud casan mal.
“No trabajan para mejorar la salud, sino para obtener los máximos beneficios”y para ello “extorsionan, cometen fraude, violan la legislación y mienten”, ha denunciado
El libro, editado por Los Libros del Lince, cifra en 200.000 los muertos en EE.UU. al año por fármacos y, según el farmacólogo Joan Ramón Laporte, que introduce la edición española, en Europa al menos 197.000 personas fallecen anualmente por esta causa.

Gøtzsche es conocido por criticar las mamografías sistemáticas a partir de los 40 años porque, en su opinión, generan más daño que beneficios ya que asegura que dos de cada tres cánceres de mama que se detectan son falsos y llevan a la mujer a la quimioterapia y a tratamientos con importantes efectos adversos.

El experto danés ha sido especialmente crítico con los antipsicóticos y antidepresivos, de los que ha dicho que “deberían estar prohibidos en adolescentes y jóvenes”.

El autor y Laporte, que también ha participado en la presentación, han remarcado que los antidepresivos no son efectivos contra la depresión, “sino que aumentan la tasa de suicidios del 2 al 4,5% anual”. Además, Gøtzsche ha recordado que la fluoxetina se aprobó por primera vez en Suecia con sobornos y la agencia reguladora alemana la consideró totalmente inadecuada contra la depresión.

Los expertos han denunciado que empresas como Pfizer, Glaxo o Lilly, en psiquiatría, y otras compañías, han vendido fluoxetina y antidepresivos ocultando que incrementan la tasa de suicidio en lugar de reducirla, igual que Merck no dijo que su antiinflamatorio Vioxx producía infartos antes de tener que retirarlo del mercado.

Para Laporte, que ha cifrado en 200 las personas que mueren al año en Catalunya a causa de los antidepresivos, el problema es que el 95% no los receta un psiquiatra, sino un médico generalista a personas que no están deprimidas, sino tristes.

Los expertos han sido muy críticos con la invención de nuevas enfermedades para vender tratamientos, como el TDAH (Transtorno por Déficit de Atención) que apareció tras las quejas de los maestros de niños que no atienden en clase.

En EE.UU., el 11% de los escolares están diagnosticados de TDAH, los fármacos que toman actúan como la anfetamina y la cocaína y sólo mejoran el comportamiento en clase, pero no su rendimiento escolar.

Además, estos medicamentos, según estudios con animales citados por estos expertos, producen lesiones cerebrales. También han alertado contra la polimedicación y han citado como ejemplo Dinamarca, un país con 5,5 millones habitantes donde se toman ocho millones de dosis diarias y una de cada 8 personas toma 5 medicamentos o mas al día.

Cuando un médico extiende una receta los pacientes deben preguntar al médico -según han coincidido en señalar los dos expertos- para qué sirve, qué beneficios se esperan, cuánto tiempo hay que tomarlo, si se puede esperar para ver si hay una mejoría espontánea y si es compatible con otros medicamentos.

También hay que luchar para que la formación continuada de los médicos sea independiente y no la financien los laboratorios, como ocurre en España, en donde el 95% depende de la industria.

La industria farmacéutica es el tercer sector de la economía, tras el armamento y el narcotráfico, y en EE.UU. tiene unos beneficios cuatro veces más altos que los otros sectores industriales, además de ser el sector acumula más delitos por estafa al Gobierno.

Los directivos de este sector cobran sueldos “obscenos” y en el 2010 cuatro de los diez ejecutivos mejor pagados de EE.UU. trabajaban en el sector farmacéutico, con sueldos de hasta 145 millones de dólares al año.

Otro logro de esta industria es ser el principal actor de su propia regulación, hasta el punto de que las agencias reguladoras son servidoras de la industria, según han denunciado los dos expertos.

Comentario: Lo que menos le importa a la industria alimenticia y farmaceútica es nuestra salud, ellos solo se enfocan en las ganancias rápidas sin tomar en cuenta peligros obvios y evidencia negativa. Además, se adoctrina a los los profesionales de la salud durante su periodo de preparación, según las tendencias de “salud” promovidas por estas mismas, es decir, muchos de ellos se convierten en mercaderes involuntarios de la industria de la “no-salud”, por no cuestionar o filtrar lo que se les enseña.

Es por eso que debemos tomar responsabilidad por lo que introducimos en nuestros cuerpos, investigar, aprender y tomar acciones conforme a la verdad. Si una figura de “autoridad” nos sugiere cierto tipo de alimentación, tratamiento, o solución, lo mejor es estar armados con conocimiento para poder determinar lo que es realmente bueno para nuestra salud, y buscar a un profesional de la salud que realmente esté comprometido con la verdad y la salud verdadera, fuera de la propaganda y estrategias de marketing de estas industrias patológicas.

Lecturas recomendadas:

La corrupción de las farmaceúticas:

Las farmacéuticas quieren que sigas enfermo (desenmascarando a Big Pharma)
Premio Nobel Thomas Steitz: Farmacéuticas retiran inversión de fármacos que curan
Médico de Harvard advierte que las farmacéuticas están deteriorando la salud
Las farmacéuticas convierten a los pacientes en conejillos de indias involuntarios
Ex ejecutivo de Eli Lily & Co revela las atrocidades de la industria farmacéutica
Premio Nobel de Medicina: Farmacéuticas bloquean fármacos que curan porque no son rentables